Estrellas de tinta, marzo (microrrelato): The Prettiest Star (6): Fiesta Sorpresa.

Sin TW.

Happy Birthday written in sand

Fiesta Sorpresa

Hoy hace un día precioso. Es un día especial. Mi pequeña sobrina cumple 2 añitos. La niña de mis ojos. La personita a la que más quiero en el mundo. 

—Ha sido buena idea que nos convencieras de que celebráramos el cumpleaños en la playa —me dice Érica, mi hermana. 

No sé porqué me he levantado esta mañana necesitando venir aquí. Como si una voz me hablara. 

De pronto una avalancha de arena nos cubre casi por completo. 

—¿Qué ha sido eso? —pregunta Raúl, mi cuñado. 

Nos giramos y vemos un monstruo de 3 metros que se acerca a nosotros. Nos lanza otra bocanada de arena.

La gente a nuestro alrededor empieza a gritar. 

—Erica, llévate a Katty de aquí —dice Raúl. 

—Señor Randoooooooom —lo llama una voz. 

Saliendo de detrás del monstruo aparece un chico joven. 

— ¿Esteban? —pregunta Raúl —¿Qué es esa cosa? ¿Qué quieres de mí?

— ¡Venganza! Esta cosa es mi amigo Taurus. Te arrepentirás de haberme echado sin motivo del trabajo. 

—Le tiraste unos alicates a la cabeza  a una señora. 

—Era una pesada, me hizo enseñarle toda la tienda y luego no se llevó nada —grita fuera de sí —pero me he cansado de hablar. ¡Taurus, ATACA!

Raúl y yo estamos frente al monstruo sin saber que hacer. Éste se acerca corriendo y rugiendo, cuando de pronto una chiquilla se interpone entre nosotros y él.

Noto un escalofrío por la espalda.

Me lanza un libro y me ordena:

—Ábrelo y lee el primer conjuro. 

Continua aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/04/02/estrellas-de-tinta-abril-the-prettiest-star-7-mi-buena-estrella/

***************

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 13.- Fiesta de cumpleaños fallida.

Objetos ocultos: 2.- alicates

Relato brújula.

Liarla parda 1/1

Narcisista 2/2

248 palabras.

Relato recomendado: El despertar de Mónica de @kalen76:

http://lasombraescondida.blogspot.com/2021/02/el-despertar-de-monica-relato-para-el.html?m=1

Estrellas de tinta, Marzo: The Prettiest Star (5):En otro Mundo.

Esta historia es continuación del relato de febrero que puedes leer aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/02/03/estrellas-de-tinta-2021-febrero-the-prettiest-star-3-cafu-za-limin/

Resumen del relato: (si te lo quieres saltar, el relato empieza después de la imagen)

Los mamodos son unos demonios que viven en un mundo paralelo. Cada mil años 100 niños elegidos van al mundo de los humanos para luchar entre ellos y el vencedor es nombrado rey de los mamodos. Brago, el hijo de la actual virreina, que nunca ha salido del palacio, va a la escuela por primera vez en su vida para conocer a sus posibles rivales. Se ha entrenado desde que nació para ser el futuro rey. En la escuela conoce a Lucky, la hermana de Won Rei, un compañero suyo de clase. Desde el principio se fija en ella (y ella en él). Un día ella le dice de quedar después de la clases. En esa cita Brago le enseña su poder de alterar la gravedad y ella le dice que su poder es el de alterar probabilidades.

Después de esa cita empiezan una relación.

La cosa parece que va bien, pero de la noche a la mañana Brago la deja diciendole que es una inútil. Lucky decide entrenar duro para conseguir su plaza en el combate y así demostrarse a sí misma que puede controlar sus poderes.

Fin del resumen.

*******

En otro Mundo.

—¡Aaaaaaaah! —grito mientras salgo de mi habitación —¡Won, Mamá, Papá!

— ¿Qué pasa, hija? — Mamá sale de la habitación mientras se abrocha su bata de flores. 

— ¡Lo he conseguido! ¡Soy la numero 52! —digo mostrando mi libro —¡Won, despierta! ¡Won es el número 7!

— ¿A qué viene tanto alboroto? —pregunta papá cuando sale al pasillo. 

—Lucky, vas a despertar a todo el mundo —se queja Won saliendo con un sonrisa. 

— ¡Eres el 7! — Le muestro la lista de mamodos seleccionados que nos han mandado a todos —. Estoy tan orgullosa de ti —le susurro mientras lo abrazo. 

—A ver esa lista —. Papá me coge el papel — ¿Quién es el prime…?

No quiere acabar la frase. 

—Sí, papá, es Brago —le informo —. Al menos alejarse de mí le sirvió para algo. 

— ¿En que posición está Danny? —interrumpe mamá para cambiar de tema. 

—El 15 —le responde Won. 

—No está mal para el pequeño Danny Boy. 

—Papá, ya no es tan pequeño —se ríe Won. 

—Nos han citado dentro de un mes en la capilla del altar mayor para mandarnos al mundo de los humanos —les informo. 

—No veo a Umi en la lista —se extraña mamá. 

—Umi es una ardillita de biblioteca, no es buena en los combates cuerpo a cuerpo. 

—Yo tampoco fui al anterior combate —añade papá. 

—Eras muy pequeño. Tu poder no se había desarrollado aún. A mi me mandaron de vuelta tras la primera lucha. También era muy niña. Aún así tuve suerte, mi amiga Leila nunca regresó. Por favor, prometedme que al mínimo peligro haréis que quemen vuestros libros para poder volver sanos y salvos a casa —nos suplica mamá. 

La abrazamos por toda respuesta. 

Durante el mes siguiente nos dedicamos a prepararnos para el viaje. Pasamos tiempo con nuestros seres queridos y no paramos de escuchar batallitas del anterior combate. Al parecer, la mitad de los mamodos nunca regresaron. Eso asusta mucho, pero quiero demostrarme a mí misma que el esfuerzo y la dedicación tienen recompensa. No quiero ser la futura reina, solo quiero saber hasta dónde voy a ser capaz de llegar en este combate. 

******

Llegó el día. En la cocina nos espera mamá con unas bolsas para guardar los libros y otras con comida. 

—No sé qué os vais a encontrar y puede que tardéis mucho en juntaros con vuestro compañero humano, así que os he preparado unas provisiones. Acordaos de que no podréis usar vuestros conjuros sin el humano. Por favor, tened mucho cuidado. 

—Lo tendremos, no te preocupes —. Won la abraza para tranquilizarla. 

Papá entra en la cocina. Está emocionado de vernos marchar. 

—Id con cuidado —. Es todo lo que puede decir sin romper a llorar. 

Llaman a la puerta. Es Danny que ha venido a buscarnos para ir juntos. 

—Toma, Danny, hijo —. Mamá le da una bolsa con comida —. No vayas a pasar hambre al llegar. 

—Sra. Naimi, con usted es como si tuviera dos madres. Muchas gracias por cuidarme siempre tan bien. 

—Venga, no vayáis a llegar tarde —apremia papá. 

Los abrazamos y con lágrimas en los ojos nos despedimos. 

*****

Durante el camino hablamos de lo que nos imaginamos que nos vamos a encontrar en el mundo humano. 

—Me gustaría que mi compañera fuera una chica guapa —dice Danny. 

—Lo peor que te podría pasar es que te enamoraras de tu compañera humana —le responde Won. 

— ¿Quién ha hablado de amor? Solo digo que es más agradable pasar el tiempo con una chica guapa a, no sé, con un viejo feo. 

—Danny, eso que dices es de lo peor que ha salido por tu boca. Si te oyera Umi te bajaría del pedestal en el que te ha puesto —le reprendo. 

— ¿Umi me tiene en un pedestal?

—Más o menos, pero piensa que eres un fanfarrón. 

Won se echa a reír. 

*****

La capilla del altar mayor es un edificio enorme. Los cien mamodos entramos montando bastante jaleo. Miro a mí alrededor. Algunos me suenan de la escuela, pero a la mayoría  no los conozco. Busco a Brago con la mirada, pero no lo encuentro por ningún lado.

— ¿Estás buscando a alguien? —me pregunta Won.

— ¿Eh? No, no, ¡qué va! Solo estaba mirando a nuestros futuros oponentes —le miento.

La Suma Sacerdotisa Carly está de pie detrás del altar. Es la encargada de ir llamando a cada mamodo para que se acerque con su libro y así mandarnos al mundo humano. 

Estoy muy nerviosa y le tomo a Won de la mano. 

Después de un discurso, que se me hace eterno, por fin anuncia:

—Y sin más dilación. Con la bendición de las Diosas Yar y Koh, os iré nombrando por orden para que partáis a vuestro destino.

Se hace un silencio tenso y continúa:

—Número 1, Brago. 

Se oye un murmullo y Brago avanza hacia el altar con la mano derecha en el bolsillo. Sujeta un libro negro con la izquierda. Al verlo doy un respingo y aprieto la mano de Won con fuerza. Noto como me besa en la cabeza. Hacía mucho tiempo que no lo veía. Está más fuerte aún de lo que recordaba. Llega al altar y delante de nuestros ojos desaparece. Una lagrima amenaza con caer por mi mejilla. 

—Número 2, Zeon. 

Nadie se atreve a respirar. El misterioso príncipe Zeon. Ninguno lo hemos visto jamás. Solo sabemos que es un niño pequeño. Una nube blanca pasa ante nuestros ojos a toda velocidad y desaparece al llegar al altar. No me podía imaginar que hubiera mamodos tan rápidos.

—Número 3, Ashron. 

Un imponente dragón rojo avanza hacia el altar. 

—Número 4, Elzador. 

El hermano de Ashron. Da miedo pensar que haya oponentes tan fuertes. 

—Número 5, Vincent Barii. 

Humanoide, pero alto como un árbol. 

—Número 6, Earth. 

No sé que da más miedo, el mamodo o ese espadón que lleva. 

—Eres el siguiente, Won —le informo. 

—Buena suerte, amigo —le dice Danny. 

Le abrazamos mientras nos suplica:

—Id con cuidado. 

Conociéndolo seguro que preferiría ir con nosotros para poder protegernos. 

—Número 7, Won Rei. 

Ha llegado el momento de decirle adiós. Las lágrimas recorren mis mejillas. 

Won avanza hacia el altar. Después de los mamodos que acaban de pasar, parece un corderito que se adentra en la guarida de los lobos. Pero él puede con esos mamodos y con los que se le presenten. Justo antes de llegar se gira para sonreírnos. Voy a echar mucho de menos esa sonrisa. Al llegar, desaparece y no puedo contener mi llanto. Danny me abraza para consolarme. 

—Estará bien. Es muy fuerte. Además, al menos hemos podido desearle suerte. Imagínate al último que quede aquí solito. Porque al penúltimo aún le puede decir «eh, suerte Zatch», pero el último, como no se diga a sí mismo «suerte Clear»…

Suelto una carcajada. Danny es un fanfarrón y un superficial, pero solo en apariencia. 

—Número 14, Zaruchim.  

—Soy el siguiente. 

—Ve con cuidado —. Me pongo a llorar otra vez. 

—Vas a estar bien. Te quiero mucho, pequeña —me dice mientras me abraza. 

—Número 15, Danny. 

Se separa de mí y va hacia el altar. Lo veo caminar con esos andares tan típicos suyos que son una mezcla entre tipo duro y fanfarrón. Antes de llegar se gira y me guiña un ojo. Momentos después ha desaparecido. 

Siguen llamando a los mamodos y mi nerviosismo aumenta. 

—Número 51, Kolulu. 

Una niña pequeña de pelo rosa avanza temblando de pies a cabeza. Está aterrorizada. ¿Por qué tienen que competir niños tan pequeños? Debería ser voluntario, pero no lo es. Si te mandan un libro, debes ir. Quieras o no.

—La siguiente soy yo —susurro a nadie en particular. 

Un pequeño mamodo que está a mi lado vestido de verde con una pluma en la cabeza me da la mano y sonríe. 

—Número 52, Lucky Star. 

—Allá voy —le digo a mi nuevo amiguito. 

— ¡Yopopó! —me responde sonriente. 

Avanzo enfrente de todos. Me miran, me estudian. Siento que estoy en un escaparate. 

Llego al altar y noto una sensación extraña. Mi cuerpo se mueve más rápido que a la velocidad de la luz. En algún momento del trayecto pierdo la consciencia. 

*****

Mundo de los humanos, año 2001. 

Me despierto junto a una pared de piedra. El suelo también es de piedra. Estoy aturdida. Me levanto y miro al cielo. Está amaneciendo. Si el sol está ahí, eso es el este.

«Recuerda que mientras dure la batalla un conjuro caerá sobre el mundo de los humanos y todos los idiomas se volverán uno. Tanto los humanos como los de los mamodos. Así os podréis entender sin problemas»

Las palabras de Umi vuelven a mi mente.  

«Ve al sur. Ve al mar»

Una voz me habla directamente al corazón. ¿Es el libro?

Veo a una humana que está caminado por la calle desierta. 

—Disculpe, ¿dónde estoy? —le pregunto. 

—En la calle de la iglesia, ¿no la ves lo bonica y grande que es?

—Pero, ¿de dónde? ¿Cómo se llama este sitio?

— ¿El pueblo? Mosqueruela. ¿De dónde has salido? Porque tú del pueblo no eres. 

—Buenos días, Estrella —le saluda otra humana que acaba de pasar. 

—Adiós, Pilar.

— ¿Se llama Estrella? —pregunto sorprendida.

—Sí. En otros sitios es un nombre poco común, pero nuestra patrona es la Virgen de la Estrella. Aquí somos tantas Estrellas que podríamos formar una constelación —se ríe.

No tengo ni idea de lo que me está hablando.

— ¿De dónde has salido tú, muchacha? —repite.

—Vengo de lejos y tengo que ir al sur, al mar. 

— ¿Al sur, chiquilla? Si vas al este la playa está más cerca. 

—No, tengo que ir al sur. ¿Hay mar al sur?

— ¿Al sur? ¿En Andalucía? ¿Tú sabes lo lejos que está eso?

—Bueno, pues tendré que empezar a viajar —. Me irrumpe una sensación muy intensa. Un mamodo está al norte, lejos. Pero es un mamodo muy fuerte. Tal vez sea… — ¿Qué hay al norte? —pregunto mientras señalo con el dedo. 

— ¿Zaragoza?

— ¿Zaragoza está más lejos que el mar del sur?

— ¿Qué dices, muchacha? Zaragoza está mucho más cerca. 

— ¿Y que hay más allá de Zaragoza? Más lejos. 

—Pues… la Francia. 

«Vete al sur» insiste mi libro. 

—Gracias, señora. Me ha ayudado mucho. 

—Adiós.

Echo a correr hacia el sur. Salgo del pueblo y voy campo a través. El viaje será largo, pero los mamodos somos fuertes y no necesitamos dormir a menudo. 

El auténtico pánico que siento es toparme con otro mamodo antes de encontrar a mi compañero. 

Mientras estoy en el campo no tengo problemas de supervivencia. Puedo cazar liebres y algún que otro jabalí. Esta tierra es rica en presas. Los ríos tienen agua y peces. Y los agricultores me dan verduras por ayudarles con la cosecha. 

Las ciudades son las que me dan más miedo. Aparento ser una chica indefensa, pero soy más letal que el más letal de los humanos. Los combates de Danny eran un buen entrenamiento, pero su poder le permitía curarse de cualquier herida que le pudiera hacer. Atacarle no suponía ningún peligro. En cambio, un mínimo ataque a un humano podría costarle la vida.

Días después, tras mucho miedo, mucha incertidumbre y algún que otro encuentro extraño, llego al mar. 

El mar siempre me ha traído calma, paz y esperanza. Me gusta mirarlo. 

Está anocheciendo, pero el sol no se pone en el mar como en casa, está al otro lado. 

Mi casa. El ocaso. Los recuerdos vuelven y las ganas de llorar aumentan. Tengo que ser fuerte. 

«Descansa» dice el libro. 

Me acurruco en la playa a esperar un nuevo día. 

Amanece y veo salir el sol por el horizonte. Busco en mi bolsa de provisiones algo para comer antes de ponerme en marcha. 

«Y ahora, ¿para donde? » me pregunto. 

«Sigue la playa hacia el sur»

Sigo caminando. Hay humanos por todas partes. 

El sol ha llegado a lo más alto y ahora vuelve a bajar.

Una familia está celebrando en la playa el cumpleaños de una niña pequeña. 

Un hombre la toma en brazos y la pequeña se ríe. 

Un escalofrío me recorre la espalda. 

Continúa aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/03/04/estrellas-de-tinta-marzo-microrrelato-the-prettiest-star-6-fiesta-sorpresa/

***********

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 18.- Lugares conectados.

Objetos ocultos: 9.- velocidad de la luz y 21.- escaparate.

Relato mapa.

Hopepunk 1/1

Sin dramas 2/6

Narcisista 1/2

Protagonista única femenina 1/3

Betchler 3/3

2000 palabras.