Estrellas de Tinta, Abril (microrrelato): The Prettiest Star (8): El Círculo Polar Ártico.

El Círculo Polar Ártico

—Aquí no debería crecer la hierba —dice Juan.  

 

Juan es biólogo ecólogo y además estudió periodismo. Se dedica a ir a ecosistemas dañados por el paso del hombre y escribir artículos y libros al respecto. 

 

—¿Que crezca la hierba es malo? —pregunta Lucky. 

 

—Significa que hace demasiado calor. 

 

—¿¡Calor!? ¡Pero si apenas me siento los dedos de las manos!

 

—Es que aquí debe hacer ese frío para que los casquetes polares no se derritan. 

 

—¿Que pasaría si se derritieran?

 

—Subiría el nivel del mar y las ciudades costeras desaparecerían. Pero el problema no son las consecuencias, sino las causas. Si los casquetes se derriten, significa que hace demasiado calor. Y cuanto menos hielo haya, más calor va a hacer. Es como los hielos en una bebida. Mantienen la bebida fría, pero en cuanto desaparecen la bebida se calienta mucho más rápido. Bueno, pues si nuestra bebida se calienta, la vida en la tierra será cada vez más difícil. 

 

—¿Y por qué está pasando esto?

 

—Por la contaminación atmosférica. Estamos creando una cúpula de dióxido de carbono alrededor de la tierra que impide que el calor salga. 

 

—¿Y no se puede… —Lucky no termina la frase, ha notado la presencia de otro mamodo. 

 

Echa a correr con Juan siguiéndola y de repente están frente a frente con un mamodo que les mira fijamente. 

 

Es un niño pequeño de pelo y túnica blancos. Sus ojos violetas son grandes y la sonrisa de su cara da pavor. 

continuará…

***********

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 7.- deshielo en el ártico.

Objetos ocultos: 19.- hielo.

Relato mapa.

Fantaciencia 1/1

245 palabras.

Estrellas de Tinta: Abril: The Prettiest Star (7): Mi buena Estrella.

Mi buena Estrella

—¿Es que no me has oído? —le grito mientras retengo al mamodo con ambas manos —¡abre el libro y lee el maldito conjuro!

El humano titubea, pero finalmente oigo alto y claro:

—¡Burakatto!

Una sensación maravillosa me recorre. Noto como crece el poder dentro de mí. Mucho más fuerte que en casa. Mi cuerpo se transforma. Me salen orejas y cola de gata negra. Noto mi cuerpo ligero y fuerte a la vez. De un empujón tiro al mamodo al suelo. Doy un salto y lo sobrevuelo. 

—¡Otra vez! ¡Dilo otra vez! —le grito al humano entre carcajadas. 

—¡Burakatto!

Unas ondas negras salen de mis manos directas al mamodo, el cual al intentar ponerse de pie, se le mete la pezuña en la arena y cae de bruces. 

Suelto una carcajada. Aterrizó sobre él y vuelvo a saltar, esta vez sobre el humano que lleva el libro del mamodo. 

—¡Otra vez!

—¡Burakatto!

El conjuro le da de lleno al humano, que intenta decir un conjuro, pero se le traba la lengua. 

Aterrizó frente a él y le digo con sorna:

—¿Te ha comido la lengua el gato?

Le quitó el libro y se lo lanzo al humano que lleva el mío. 

—¡Quémalo!

El mamodo se levanta, pero es tarde, está empezando a desaparecer. Me giro y veo al humano con un mechero en la mano y el libro ardiendo en el suelo. 

—¡Taurus! ¡No te vayas! —grita el compañero del tal Taurus —. Malditos seáis —dice alejándose cuando el mamodo ha desaparecido. 

—¡Sí! —grito eufórica —. ¡Hemos ganado!

Los dos humanos están mirándome con los ojos como platos. 

—Rápido, quema el libro de la vampiresa también —le dice el otro humano a mi compañero. 

—¡Ni se te ocurra! Además, eres mi compañero, no podrías quemarlo ni aunque quisieras. 

—Perdona, ¿soy quien?

—Mi compañero. Soy una mamodo y tú has sido elegido como mi compañero para luchar para elegir a nuestro futuro rey. 

Los humanos me miran como si estuviera loca. Claramente no saben de qué les estoy hablando. 

—Raúl, llévate a las chicas de aquí —dice mi compañero. 

—Ni hablar, no te dejo a solas con la niña gato esta. 

—Estaré bien. Y ya no tiene orejas de gato. 

A regañadientes se van y me dejan a solas con mi compañero. 

—Vale, ahora me explicas bien que es todo esto. 

—Me llamo Lucky Star, ¿tú eres…?

—Juan Peña. 

—Encantada, Juan Peña. 

—Llámame solo Juan, Lucky Star. 

—Llámame solo Lucky. 

Reímos los dos. 

—Mejor me lo explicas con una cerveza. Necesito asimilar todo lo que está pasando aquí. 

Le acompaño hasta un bar y entra saludando al barman:

—Buenas, Isaac.

—¿Y esta chica? —pregunta Isaac.

—Me llamo Lucky. Juan es mi compañero.

—¿Quieres dejar de decir que soy tu compañero? —se queja Juan.

—Es que lo eres. Has leído mi libro, así que eres mi compañero.

—Ponme una cerveza, Isaac —pide Juan, agotado.

—¿Tu compañera quiere algo? —interpela el barman con retintín.

—¿Vosotros que bebéis? —me pregunta Juan. 

—No sé. Lo mismo que vosotros, supongo. 

—Ponle un zumo o algo. 

—Te voy a preparar un cóctel sin alcohol —me explica—, que ya verás como te gusta. 

—Tú y tus cócteles —protesta Juan—. Aquí donde lo ves estuvo trabajando muchos años en un crucero sirviendo bebidas a los ricachones. 

—¡Crucero de lujo! El Princesa del Pacífico, nada menos, mira que lujazo —dice mientras señala una maqueta de un barco que hay decorando el bar—. ¡Qué recuerdos! El mes que viene hará 15 años que levamos anclas por última vez.

—Venga, no te enrolles y tráeme la cerveza. 

—¡Marchando! —exclama el camarero con una sonrisa rodeada por un denso bigote.

Isaac es un hombre aforamericano. Lleva una chaquetilla roja con galones en los hombros que era el uniforme que llevaba cuando trabajaba en el crucero.  

Les explico todo sobre los mamodos, la lucha, de donde venimos, como nos vamos cuando se quema nuestro libro… Juan me escucha atento y atónito. Finalmente acepta la locura que le estoy contando. 

—Entonces, ¿tengo que escribir conjuros en esta libreta? —me pregunta. 

—Es un libro y no tienes que escribir nada, los conjuros se irán descifrando conforme nuestro poder aumente. 

—¿Y tu poder es convertirte en animales?

—¡NO! Mi poder es alterar las probabilidades. El gato negro es nuevo para mí, nunca me había transformado hasta hoy, eso ha sido cosa tuya. El conjuro Burakatto da mala suerte a mi oponente. 

—Bueno, aquí decimos que los gatos negros dan mala suerte.

—Entonces, ¿me ayudarás?

—Vale, sí. Llámame cuando me necesites. 

—¿Cómo que llámame? Eres mi compañero, ya no nos separamos hasta que me derroten. 

—Como que ya no nos separamos. ¿Es que vas a vivir…?

—Contigo, claro. 

—Juan, te ha salido una hija —se ríe el barman. 

—No, imposible. Yo viajo mucho por trabajo. No puedes quedarte conmigo. 

—Perfecto, si viajamos podremos encontrar a más mamodos. 

—¡Que no! ¡Que tú no viajas conmigo! ¿Tú sabes el dineral que me vas a costar? Soy periodista freelance, no me puedo permitir un acompañante. 

—¿El problema es el dinero?

—Básicamente —dice Juan, encogiéndose de hombros. 

—Isaac, ¿tienes un dado? —le pregunto al barman. 

Me da el dado y lo pongo en la barra. 

—Al acabar el combate el libro ha brillado, debemos haber desbloqueado el Midoba. 

Juan abre el libro y me confirma que puede leer otro conjuro. 

—Dime un número del uno al seis y luego di el conjuro. 

—El cuatro. ¡Midoba!

El dado emite una luz verde. Juan tira el dado y sale cuatro.

Repetimos la operación hasta que se cansa. Siempre acierta el número. 

—Algún sitio habrá donde se pueda ganar dinero así —les sugiero. 

—El casino —informa Isaac —o el bingo que hay calle abajo, pero los menores no pueden entrar. 

—Esta noche hay sorteo de la primitiva —susurra Juan. 

*****

De camino a casa Juan ha rellenado una primitiva. Me ha dicho que retransmiten el sorteo en directo. 

Su casa es muy bonita. No muy grande, pero como vive solo, le sobra. 

Entramos en el salón y me sorprende que parte de la estancia esté despejada sin muebles. 

—Te voy a poner una canción que te gustará —me dice mientras rebusca entre los discos 

—¿Qué son estas página de periódico enmarcadas? ¿Portadas tuyas? —le pregunto. 

—No, yo soy ecólogo, mis noticias nunca van en portada. Esas son de mi padre, que también era periodista. 

—¿Era?

—Sí. Murió hace años. Mi madre murió de cáncer y poco a poco él también se fue apagando. Menos de un año después también nos dejó. ¿Vosotros tenéis padres? 

—Claro. Mi madre vino a luchar en el anterior combate. Pero todo parece muy distinto a lo que ella me ha contado.  

—El mundo cambia muy deprisa, ¿cuando vino?

—Hace mil años. 

—¿¡Mil años!? Normal que lo notes cambiado. Lo que me extraña es que los mamodos se encontraran con las comunicaciones que había. 

—Duró poco. La mandaron de vuelta tras el primer combate. 

—Pues tuvimos suerte de que no te pasara lo mismo. Porque el bicharraco ese era muy fuerte. 

—¿Taurus? Todo fachada. Quedó por debajo de mí en la lista de los seleccionados. No te fíes de las apariencias. Por ejemplo, según me contó Brago, el príncipe Zeon es solo un niño pequeño, pero tiene más poder que el resto de los noventa y ocho juntos. 

—¿Noventa y ocho? —pregunta Juan extrañado —creía que habías dicho que erais cien, deberían ser noventa y nueve restantes. 

—Oh, nadie es más poderoso que Brago —respondo seria. 

—Y ese Brago, ¿quién es?

Una sombra llega a mis ojos y el corazón se me encoge. 

—Un compañero de la escuela —digo con un hilo de voz. 

Juan se da cuenta de mi reacción y vuelve a rebuscar en los discos. 

—Aquí está. 

Coge el vinilo y lo pone en el tocadiscos. La música empieza y lo primero que dice el cantante es: “Mi buena estrella surca sin cesar, en órbita el espacio sideral…”

—¿Mi buena estrella?

—Es tu nombre. 

Escucho la canción de pie, mirando el disco girar. De pronto solo se oye música, Juan me toma de las manos y me invita a bailar. Ahora entiendo que el comedor esté despejado. 

Acaba la canción y empieza otra. Más movida. Me gusta esta música. Mis pies quieren moverse aunque no saben muy bien como. Parezco un pato mareado. Empieza una más. 

—Me gustaría bailar como tú —le comento mientras lo veo moverse. 

—Te enseñaré a bailar esta, que es más fácil. 

Me coloca una mano en el omóplato y con la otra, me toma la mía. 

—Sigue el ritmo de la música y mira como muevo los pies: dos, tres, cha cha cha, seis, siete, cha cha cha. Muy bien, así. Ahora intenta no mirar al suelo, mírame a la cara. 

Le miro a la cara. Estamos cerca. Es mayor que yo, y bastante más alto. Sus ojos azules transmiten tranquilidad. Tiene cara de buena persona. 

Acaba la canción y dejamos de bailar. 

—¿Quién es ese? —pregunto mirando un disco colgado en la pared —Parece un mamodo con ese rayo en la cara y el pelo rojo. 

—Es maquillaje, aunque de él no me sorprendería nada ya. 

—¿Por qué tienes ese disco colgado de la pared? —pregunto extrañada.

—Es mi mayor tesoro. Me lo compró mi madre el año que nací. Nacimos juntos Aladdin sane y yo. Espera, lo voy a bajar porque hay una canción que creo que me decía cuál era mi destino. 

La música suena. Es preciosa. 

One day, though it might as well be someday —se pone a cantar Juan acompañando al cantante —you and I will rise up all the way, all because of what you are: The Prettiest Star

No puedo dejar de ver el disco girar. Cuando acaba la canción le pido que la ponga otra vez. Me pone el disco desde la primera canción para que lo disfrute entero. 

—«Time» es otra joya. Me voy a hacer la cena. 

Se va y me deja escuchando la música. 

*****

Cuando el disco termina, voy a buscarlo. La casa es muy pequeña así que lo encuentro enseguida en la cocina.

—¿Qué estás preparando? —le pregunto—. ¿Te puedo ayudar en algo?

—Puedes poner la mesa.

Juan me da un mantel amarillo con dibujos de hojitas verdes. Pongo los platos y demás menaje en la mesa y lleno una jarra con agua. 

—Siéntate —me pide Juan mientras pone la comida en la mesa. 

Me sirve la cena. Está buenísima y como con apetito.

Sin darme cuenta, acabo con toda la tortilla, la ensalada y la mayoría del jamón del plato. 

—Tenías hambre —se ríe Juan. 

—Lo siento. Es que los mamodos comemos mucho —digo avergonzada.

—No te preocupes, yo no tengo mucha hambre.

Me gusta mi compañero. Es generoso y divertido.

—Aún nos queda un tema delicado por tratar —me dice Juan, mirándome serio—. Verás —carraspea—. Bueno, el asunto es que vas a tener que dormir en el sofá, porque yo una noche la aguanto, pero más no porque no me caben las piernas. 

—Puedo dormir en el sofá, no te preocupes por eso —le contesto.

Juan me sonríe aliviado.

Después de cenar vamos al salón. Juan trae unas mantas para que las use a la hora de dormir y pone la tele. 

—El sorteo de la primitiva está a punto de empezar. 

Pone el boleto en la mesita y abre el libro:

—¿Digo el conjuro? —me pregunta. 

—Sí. 

Miro fijamente el boleto mientras él dice “Midoba”. El boleto brilla con luz verde. 

Empieza el sorteo y del bombo van saliendo una a una todas las bolitas que contienen nuestros números. 

Juan mira el boleto y la tele alternativamente con los ojos como platos. 

—¡Hemos ganado! —grita atónito. 

—¿Cuánto has ganado?

—Algo más de ciento cincuenta millones de pesetas —susurra. 

—¿Con eso suficiente para pagar mis gastos?

—Pues supongo que sí. ¿Te gustan los lugares fríos? Porque el próximo destino es el ártico. 

Continúa aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/04/02/estrellas-de-tinta-abril-microrrelato-the-prettiest-star-8-el-circulo-polar-artico/

***********

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 19.- superpoderes.

Objetos ocultos: 11.- libreta y 12.- vampiresa

Relato brújula .

Urban fantasy 1/1

Sin dramas 3/6

Narcisista 2/2

Protagonista única femenina 2/3

Minorías en positivo 1/3

1999 palabras.

Estrellas de tinta, marzo (microrrelato): The Prettiest Star (6): Fiesta Sorpresa.

Sin TW.

Happy Birthday written in sand

Fiesta Sorpresa

Hoy hace un día precioso. Es un día especial. Mi pequeña sobrina cumple 2 añitos. La niña de mis ojos. La personita a la que más quiero en el mundo. 

—Ha sido buena idea que nos convencieras de que celebráramos el cumpleaños en la playa —me dice Érica, mi hermana. 

No sé porqué me he levantado esta mañana necesitando venir aquí. Como si una voz me hablara. 

De pronto una avalancha de arena nos cubre casi por completo. 

—¿Qué ha sido eso? —pregunta Raúl, mi cuñado. 

Nos giramos y vemos un monstruo de 3 metros que se acerca a nosotros. Nos lanza otra bocanada de arena.

La gente a nuestro alrededor empieza a gritar. 

—Erica, llévate a Katty de aquí —dice Raúl. 

—Señor Randoooooooom —lo llama una voz. 

Saliendo de detrás del monstruo aparece un chico joven. 

— ¿Esteban? —pregunta Raúl —¿Qué es esa cosa? ¿Qué quieres de mí?

— ¡Venganza! Esta cosa es mi amigo Taurus. Te arrepentirás de haberme echado sin motivo del trabajo. 

—Le tiraste unos alicates a la cabeza  a una señora. 

—Era una pesada, me hizo enseñarle toda la tienda y luego no se llevó nada —grita fuera de sí —pero me he cansado de hablar. ¡Taurus, ATACA!

Raúl y yo estamos frente al monstruo sin saber que hacer. Éste se acerca corriendo y rugiendo, cuando de pronto una chiquilla se interpone entre nosotros y él.

Noto un escalofrío por la espalda.

Me lanza un libro y me ordena:

—Ábrelo y lee el primer conjuro. 

Continua aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/04/02/estrellas-de-tinta-abril-the-prettiest-star-7-mi-buena-estrella/

***************

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 13.- Fiesta de cumpleaños fallida.

Objetos ocultos: 2.- alicates

Relato brújula.

Liarla parda 1/1

Narcisista 2/2

248 palabras.

Relato recomendado: El despertar de Mónica de @kalen76:

http://lasombraescondida.blogspot.com/2021/02/el-despertar-de-monica-relato-para-el.html?m=1

Estrellas de tinta, Marzo: The Prettiest Star (5):En otro Mundo.

Esta historia es continuación del relato de febrero que puedes leer aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/02/03/estrellas-de-tinta-2021-febrero-the-prettiest-star-3-cafu-za-limin/

Resumen del relato: (si te lo quieres saltar, el relato empieza después de la imagen)

Los mamodos son unos demonios que viven en un mundo paralelo. Cada mil años 100 niños elegidos van al mundo de los humanos para luchar entre ellos y el vencedor es nombrado rey de los mamodos. Brago, el hijo de la actual virreina, que nunca ha salido del palacio, va a la escuela por primera vez en su vida para conocer a sus posibles rivales. Se ha entrenado desde que nació para ser el futuro rey. En la escuela conoce a Lucky, la hermana de Won Rei, un compañero suyo de clase. Desde el principio se fija en ella (y ella en él). Un día ella le dice de quedar después de la clases. En esa cita Brago le enseña su poder de alterar la gravedad y ella le dice que su poder es el de alterar probabilidades.

Después de esa cita empiezan una relación.

La cosa parece que va bien, pero de la noche a la mañana Brago la deja diciendole que es una inútil. Lucky decide entrenar duro para conseguir su plaza en el combate y así demostrarse a sí misma que puede controlar sus poderes.

Fin del resumen.

*******

En otro Mundo.

—¡Aaaaaaaah! —grito mientras salgo de mi habitación —¡Won, Mamá, Papá!

— ¿Qué pasa, hija? — Mamá sale de la habitación mientras se abrocha su bata de flores. 

— ¡Lo he conseguido! ¡Soy la numero 52! —digo mostrando mi libro —¡Won, despierta! ¡Won es el número 7!

— ¿A qué viene tanto alboroto? —pregunta papá cuando sale al pasillo. 

—Lucky, vas a despertar a todo el mundo —se queja Won saliendo con un sonrisa. 

— ¡Eres el 7! — Le muestro la lista de mamodos seleccionados que nos han mandado a todos —. Estoy tan orgullosa de ti —le susurro mientras lo abrazo. 

—A ver esa lista —. Papá me coge el papel — ¿Quién es el prime…?

No quiere acabar la frase. 

—Sí, papá, es Brago —le informo —. Al menos alejarse de mí le sirvió para algo. 

— ¿En que posición está Danny? —interrumpe mamá para cambiar de tema. 

—El 15 —le responde Won. 

—No está mal para el pequeño Danny Boy. 

—Papá, ya no es tan pequeño —se ríe Won. 

—Nos han citado dentro de un mes en la capilla del altar mayor para mandarnos al mundo de los humanos —les informo. 

—No veo a Umi en la lista —se extraña mamá. 

—Umi es una ardillita de biblioteca, no es buena en los combates cuerpo a cuerpo. 

—Yo tampoco fui al anterior combate —añade papá. 

—Eras muy pequeño. Tu poder no se había desarrollado aún. A mi me mandaron de vuelta tras la primera lucha. También era muy niña. Aún así tuve suerte, mi amiga Leila nunca regresó. Por favor, prometedme que al mínimo peligro haréis que quemen vuestros libros para poder volver sanos y salvos a casa —nos suplica mamá. 

La abrazamos por toda respuesta. 

Durante el mes siguiente nos dedicamos a prepararnos para el viaje. Pasamos tiempo con nuestros seres queridos y no paramos de escuchar batallitas del anterior combate. Al parecer, la mitad de los mamodos nunca regresaron. Eso asusta mucho, pero quiero demostrarme a mí misma que el esfuerzo y la dedicación tienen recompensa. No quiero ser la futura reina, solo quiero saber hasta dónde voy a ser capaz de llegar en este combate. 

******

Llegó el día. En la cocina nos espera mamá con unas bolsas para guardar los libros y otras con comida. 

—No sé qué os vais a encontrar y puede que tardéis mucho en juntaros con vuestro compañero humano, así que os he preparado unas provisiones. Acordaos de que no podréis usar vuestros conjuros sin el humano. Por favor, tened mucho cuidado. 

—Lo tendremos, no te preocupes —. Won la abraza para tranquilizarla. 

Papá entra en la cocina. Está emocionado de vernos marchar. 

—Id con cuidado —. Es todo lo que puede decir sin romper a llorar. 

Llaman a la puerta. Es Danny que ha venido a buscarnos para ir juntos. 

—Toma, Danny, hijo —. Mamá le da una bolsa con comida —. No vayas a pasar hambre al llegar. 

—Sra. Naimi, con usted es como si tuviera dos madres. Muchas gracias por cuidarme siempre tan bien. 

—Venga, no vayáis a llegar tarde —apremia papá. 

Los abrazamos y con lágrimas en los ojos nos despedimos. 

*****

Durante el camino hablamos de lo que nos imaginamos que nos vamos a encontrar en el mundo humano. 

—Me gustaría que mi compañera fuera una chica guapa —dice Danny. 

—Lo peor que te podría pasar es que te enamoraras de tu compañera humana —le responde Won. 

— ¿Quién ha hablado de amor? Solo digo que es más agradable pasar el tiempo con una chica guapa a, no sé, con un viejo feo. 

—Danny, eso que dices es de lo peor que ha salido por tu boca. Si te oyera Umi te bajaría del pedestal en el que te ha puesto —le reprendo. 

— ¿Umi me tiene en un pedestal?

—Más o menos, pero piensa que eres un fanfarrón. 

Won se echa a reír. 

*****

La capilla del altar mayor es un edificio enorme. Los cien mamodos entramos montando bastante jaleo. Miro a mí alrededor. Algunos me suenan de la escuela, pero a la mayoría  no los conozco. Busco a Brago con la mirada, pero no lo encuentro por ningún lado.

— ¿Estás buscando a alguien? —me pregunta Won.

— ¿Eh? No, no, ¡qué va! Solo estaba mirando a nuestros futuros oponentes —le miento.

La Suma Sacerdotisa Carly está de pie detrás del altar. Es la encargada de ir llamando a cada mamodo para que se acerque con su libro y así mandarnos al mundo humano. 

Estoy muy nerviosa y le tomo a Won de la mano. 

Después de un discurso, que se me hace eterno, por fin anuncia:

—Y sin más dilación. Con la bendición de las Diosas Yar y Koh, os iré nombrando por orden para que partáis a vuestro destino.

Se hace un silencio tenso y continúa:

—Número 1, Brago. 

Se oye un murmullo y Brago avanza hacia el altar con la mano derecha en el bolsillo. Sujeta un libro negro con la izquierda. Al verlo doy un respingo y aprieto la mano de Won con fuerza. Noto como me besa en la cabeza. Hacía mucho tiempo que no lo veía. Está más fuerte aún de lo que recordaba. Llega al altar y delante de nuestros ojos desaparece. Una lagrima amenaza con caer por mi mejilla. 

—Número 2, Zeon. 

Nadie se atreve a respirar. El misterioso príncipe Zeon. Ninguno lo hemos visto jamás. Solo sabemos que es un niño pequeño. Una nube blanca pasa ante nuestros ojos a toda velocidad y desaparece al llegar al altar. No me podía imaginar que hubiera mamodos tan rápidos.

—Número 3, Ashron. 

Un imponente dragón rojo avanza hacia el altar. 

—Número 4, Elzador. 

El hermano de Ashron. Da miedo pensar que haya oponentes tan fuertes. 

—Número 5, Vincent Barii. 

Humanoide, pero alto como un árbol. 

—Número 6, Earth. 

No sé que da más miedo, el mamodo o ese espadón que lleva. 

—Eres el siguiente, Won —le informo. 

—Buena suerte, amigo —le dice Danny. 

Le abrazamos mientras nos suplica:

—Id con cuidado. 

Conociéndolo seguro que preferiría ir con nosotros para poder protegernos. 

—Número 7, Won Rei. 

Ha llegado el momento de decirle adiós. Las lágrimas recorren mis mejillas. 

Won avanza hacia el altar. Después de los mamodos que acaban de pasar, parece un corderito que se adentra en la guarida de los lobos. Pero él puede con esos mamodos y con los que se le presenten. Justo antes de llegar se gira para sonreírnos. Voy a echar mucho de menos esa sonrisa. Al llegar, desaparece y no puedo contener mi llanto. Danny me abraza para consolarme. 

—Estará bien. Es muy fuerte. Además, al menos hemos podido desearle suerte. Imagínate al último que quede aquí solito. Porque al penúltimo aún le puede decir «eh, suerte Zatch», pero el último, como no se diga a sí mismo «suerte Clear»…

Suelto una carcajada. Danny es un fanfarrón y un superficial, pero solo en apariencia. 

—Número 14, Zaruchim.  

—Soy el siguiente. 

—Ve con cuidado —. Me pongo a llorar otra vez. 

—Vas a estar bien. Te quiero mucho, pequeña —me dice mientras me abraza. 

—Número 15, Danny. 

Se separa de mí y va hacia el altar. Lo veo caminar con esos andares tan típicos suyos que son una mezcla entre tipo duro y fanfarrón. Antes de llegar se gira y me guiña un ojo. Momentos después ha desaparecido. 

Siguen llamando a los mamodos y mi nerviosismo aumenta. 

—Número 51, Kolulu. 

Una niña pequeña de pelo rosa avanza temblando de pies a cabeza. Está aterrorizada. ¿Por qué tienen que competir niños tan pequeños? Debería ser voluntario, pero no lo es. Si te mandan un libro, debes ir. Quieras o no.

—La siguiente soy yo —susurro a nadie en particular. 

Un pequeño mamodo que está a mi lado vestido de verde con una pluma en la cabeza me da la mano y sonríe. 

—Número 52, Lucky Star. 

—Allá voy —le digo a mi nuevo amiguito. 

— ¡Yopopó! —me responde sonriente. 

Avanzo enfrente de todos. Me miran, me estudian. Siento que estoy en un escaparate. 

Llego al altar y noto una sensación extraña. Mi cuerpo se mueve más rápido que a la velocidad de la luz. En algún momento del trayecto pierdo la consciencia. 

*****

Mundo de los humanos, año 2001. 

Me despierto junto a una pared de piedra. El suelo también es de piedra. Estoy aturdida. Me levanto y miro al cielo. Está amaneciendo. Si el sol está ahí, eso es el este.

«Recuerda que mientras dure la batalla un conjuro caerá sobre el mundo de los humanos y todos los idiomas se volverán uno. Tanto los humanos como los de los mamodos. Así os podréis entender sin problemas»

Las palabras de Umi vuelven a mi mente.  

«Ve al sur. Ve al mar»

Una voz me habla directamente al corazón. ¿Es el libro?

Veo a una humana que está caminado por la calle desierta. 

—Disculpe, ¿dónde estoy? —le pregunto. 

—En la calle de la iglesia, ¿no la ves lo bonica y grande que es?

—Pero, ¿de dónde? ¿Cómo se llama este sitio?

— ¿El pueblo? Mosqueruela. ¿De dónde has salido? Porque tú del pueblo no eres. 

—Buenos días, Estrella —le saluda otra humana que acaba de pasar. 

—Adiós, Pilar.

— ¿Se llama Estrella? —pregunto sorprendida.

—Sí. En otros sitios es un nombre poco común, pero nuestra patrona es la Virgen de la Estrella. Aquí somos tantas Estrellas que podríamos formar una constelación —se ríe.

No tengo ni idea de lo que me está hablando.

— ¿De dónde has salido tú, muchacha? —repite.

—Vengo de lejos y tengo que ir al sur, al mar. 

— ¿Al sur, chiquilla? Si vas al este la playa está más cerca. 

—No, tengo que ir al sur. ¿Hay mar al sur?

— ¿Al sur? ¿En Andalucía? ¿Tú sabes lo lejos que está eso?

—Bueno, pues tendré que empezar a viajar —. Me irrumpe una sensación muy intensa. Un mamodo está al norte, lejos. Pero es un mamodo muy fuerte. Tal vez sea… — ¿Qué hay al norte? —pregunto mientras señalo con el dedo. 

— ¿Zaragoza?

— ¿Zaragoza está más lejos que el mar del sur?

— ¿Qué dices, muchacha? Zaragoza está mucho más cerca. 

— ¿Y que hay más allá de Zaragoza? Más lejos. 

—Pues… la Francia. 

«Vete al sur» insiste mi libro. 

—Gracias, señora. Me ha ayudado mucho. 

—Adiós.

Echo a correr hacia el sur. Salgo del pueblo y voy campo a través. El viaje será largo, pero los mamodos somos fuertes y no necesitamos dormir a menudo. 

El auténtico pánico que siento es toparme con otro mamodo antes de encontrar a mi compañero. 

Mientras estoy en el campo no tengo problemas de supervivencia. Puedo cazar liebres y algún que otro jabalí. Esta tierra es rica en presas. Los ríos tienen agua y peces. Y los agricultores me dan verduras por ayudarles con la cosecha. 

Las ciudades son las que me dan más miedo. Aparento ser una chica indefensa, pero soy más letal que el más letal de los humanos. Los combates de Danny eran un buen entrenamiento, pero su poder le permitía curarse de cualquier herida que le pudiera hacer. Atacarle no suponía ningún peligro. En cambio, un mínimo ataque a un humano podría costarle la vida.

Días después, tras mucho miedo, mucha incertidumbre y algún que otro encuentro extraño, llego al mar. 

El mar siempre me ha traído calma, paz y esperanza. Me gusta mirarlo. 

Está anocheciendo, pero el sol no se pone en el mar como en casa, está al otro lado. 

Mi casa. El ocaso. Los recuerdos vuelven y las ganas de llorar aumentan. Tengo que ser fuerte. 

«Descansa» dice el libro. 

Me acurruco en la playa a esperar un nuevo día. 

Amanece y veo salir el sol por el horizonte. Busco en mi bolsa de provisiones algo para comer antes de ponerme en marcha. 

«Y ahora, ¿para donde? » me pregunto. 

«Sigue la playa hacia el sur»

Sigo caminando. Hay humanos por todas partes. 

El sol ha llegado a lo más alto y ahora vuelve a bajar.

Una familia está celebrando en la playa el cumpleaños de una niña pequeña. 

Un hombre la toma en brazos y la pequeña se ríe. 

Un escalofrío me recorre la espalda. 

Continúa aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/03/04/estrellas-de-tinta-marzo-microrrelato-the-prettiest-star-6-fiesta-sorpresa/

***********

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 18.- Lugares conectados.

Objetos ocultos: 9.- velocidad de la luz y 21.- escaparate.

Relato mapa.

Hopepunk 1/1

Sin dramas 2/6

Narcisista 1/2

Protagonista única femenina 1/3

Betchler 3/3

2000 palabras.

Estrellas de Tinta, Febrero (microrelato): The Prettiest Star (4): Entrenando.

TW: no tiene.

*********

Es nuestro primer día de entrenamiento. Sé que va a ser difícil, sé que va a ser duro, pero voy a ser capaz de controlar esta tormenta de poderes que tengo. 

 

Las lecciones con Won no son sencillas. 

—Puedes concentrar tu energía en un punto y dejar que el poder fluya por ahí. 

Me concentro y digo:

 —Burakatto.

Unas ondas negras salen de mi mano derecha y van a parar a Won que resbala y cae al suelo. Se levanta y viene corriendo entusiasmado a abrazarme. 

—¡Lo has hecho! —dice riendo. 

La confianza crece en mí. Río nerviosa y volvemos al entrenamiento. 

*****

Las clases con Danny son más divertidas. 

—Atácame con todas tus fuerzas y sin usar los conjuros. Piensa que soy Brago —me dice Danny sonriendo. 

—No odio a Brago. Y no estoy esforzándome tanto por él, metéoslo de una vez en la cabeza. 

—Vale, pues piensa en alguien odioso. 

—¿El profe de historia?

—Perfecto. “Señorita Lucky, hágame el favor de no hacer dibujitos en mis clases” —dice imitando con mucho éxito al profesor. 

—Para, que así no te voy a poder atacar —respondo riéndome a carcajadas. 

*****

Tras varios meses de duro entrenamiento, puedo conjurar 4 conjuros y mi habilidad para la lucha también ha aumentado considerablemente. 

 

Una mañana al despertar encuentro a los pies de mi cama un libro azul pálido y una carta:

“Enhorabuena, eres la mamodo nº 52 de la lista de 100 para ir a luchar al mundo humano”. 

Continuará…

***************

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 17.- relato súper positivo.

Objetos ocultos: 7.- Tormenta.

Relato brújula.

246 palabras.

Sin dramas 2/6

Narcisista 1/2

Protagonista única femenina 1/3

Relato recomendado:

El de enero de @escritorOrtega:

“Últimas luces”

https://inkdreamers1.blogspot.com/2021/01/ultimas-luces.html?m=1

Estrellas de tinta 2021, Febrero: The Prettiest Star (3): cafu za limin 

Esta historia es continuación del relato de enero que puedes leer aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/01/02/estrellas-de-tinta-2021-enero-la-historia-de-lucky-y-brago-dos-mamodos-muy-diferentes/

TW: No hay

******

Resumen del relato: (si te lo quieres saltar, el micro empieza después de la imagen)

Los mamodos son unos demonios que viven en un mundo paralelo. Cada mil años 100 niños elegidos van al mundo de los humanos para luchar entre ellos y el vencedor es nombrado rey de los mamodos. Brago, el hijo de la actual virreina y que nunca ha salido del palacio, va a la escuela por primera vez en su vida para conocer a sus posibles rivales. Se ha entrenado desde que nació para ser el futuro rey. En la escuela conoce a Lucky, la hermana de Won Rei, un compañero suyo de clase. Desde el principio se fija en ella (y ella en él). Un día ella le dice de quedar después de la clases. En esa cita Brago le enseña su poder de alterar la gravedad y ella le dice que su poder es el de alterar probabilidades.

Después de esa cita empiezan una relación.

Fin del resumen.

************************************

Cafu za limin

 

La mañana de Chenjian es la más ajetreada en casa de Lucky y Wonrei.

Chenjian es una fiesta que augura la llegada de la primavera que se celebra en algunas partes del reino de los mamodos, como en Jitián, el pueblo de Naimi, su madre. Ese día todos visten de blanco, comen comida blanca y entierran 3 monedas de plata enfrente de la casa para que echen raíces y traigan prosperidad. Dentro de la casa, al lado del hogar, se cuelga a Cafu. 

Cuenta la leyenda que Cafu perseguía a los demonios lanzándoles legumbres para arrebatarles su poder. Es una figura blanca, símbolo de la fortuna, que ataca a los demonios para proporcionar a otros seres menos poderosos sus poderes. La cuelgan amarrada y comen legumbres ese día para demostrar su victoria frente a ella. La vestimenta blanca es un disfraz para hacerle creer que no son demonios. 

En la cocina, Wonrei está preparando bollos de harina de arroz con pasta de judías blancas en su interior. Su madre está ocupada con la leche de legumbres y los dulces de algarroba. 

Suena la puerta y Naimi va a abrir. 

Danny entra en la cocina sonriente:

—¡Cafu za limin, Wonrei! 

Esa frase significa “atrapa a la fortuna” y es el saludo de Chenjian. 

—¡Cafu za limin, Danny! ーle responde su amigo con una sonrisa. 

—Siéntate, Danny, ponte un poco de leche. ¿Quieres tortitas de guar? —le ofrece Naimi. 

—Gracias, señora Naimi, me pondré un vaso de leche, pero esperaré al resto para comer. 

 

Vuelven a llamar y Naimi sale para abrir. 

—Pasa, pasa, hijo. Voy deprisa que tengo que sacar los mamelucos del horno. 

Entra en la cocina y les dice a los chicos en un susurro:

—Es el chico de Lucky. 

—¿QUÉ CHICO DE LUCKY? —pregunta alarmado Wonrei. 

Danny empieza a beber sin mirar a Wonrei. El fatídico día ha llegado. Lucky tiene pareja. Y teniendo en cuenta lo sobreprotector que es su amigo, se imagina la tormenta que se va a descargar en la cocina.

Una figura negra entra por la puerta. 

—¿¿BRAGO?? —exclama Wonrei. 

De la impresión, Danny tira la leche por la nariz y empieza a toser. 

Naimi pone los mamelucos en la mesa y le acerca una servilleta a Danny. 

—¿Estás bien, hijo? ¿Es que os conocéis?

—Va… a… nuestra clase —dice Danny entre toses. 

—¡Mamá, es el príncipe Brago!

—Ah, ¡qué bien entonces! Todos sois amigos. 

 

Lucky entra por la puerta y saluda a todos. 

—¡Cafu za limin! ¡Ya estás aquí! Siéntate, voy a por cubiertos. 

—Lucky, no olvides poner cucharillas para el Sanjin. Hoy tienes un examen, ¿verdad? ¿Te lo has preparado bien?

—Bueno, más o menos. 

—Hija, te tienes que esforzar un poquito más que ya estás en el instituto. 

 

En eso entra Buenso, el padre de Lucky y Won. 

—¡Cafu za limin! Oye, a ti no te conozco. 

—Es Brago, va a mi clase —dice Wonrei, huraño. 

—Vaya, otro amigo de Won. Espero que seas tan tragón como Danny, porque aquí hay comida para todo el reino —le dice ofreciéndole la mano. 

—Más que amigo de Won parece que es un amigo especial de Lucky —puntualiza Naimi. 

Buenso se queda petrificado sujetando la mano de Brago. 

—¿Cómo de especial? —le pregunta apretando la mano más fuerte. 

—Papá, deja en paz a Brago —le pide Lucky. 

—Cariño, no me seas carcamal que Lucky ya es una señorita. Haced el favor de no aguarme Chenjian. 

Lucky se sienta junto a Brago y se da cuenta de que lleva un brazalete blanco en el brazo derecho. Sonríe sin decirle nada. 

 

A pesar de la cortante tensión del ambiente, el desayuno transcurre sin contratiempos y con el estómago repleto (tal vez demasiado) se van a la escuela. 

 

Lucky y Brago van delante cogidos de la mano. Detrás, a cierta distancia y mirándoles con cara de perro, van Wonrei y Danny. 

 

—No me gusta —dice Wonrei. 

—A mi tampoco, pero debemos confiar en el criterio de Lucky. 

 

Las semanas pasan y Brago va a buscar todos los días a Lucky a su casa. Después de clase se van a pasear y a ver el atardecer a la montaña de piedras. 

Los fines de semana, Brago se encierra en el palacio para entrenar y Lucky aprovecha para quedar con sus amigas y pasar tiempo con su hermano. 

 

Lucky le habla de su vida con su familia y sus amigos. Brago le cuenta cómo se ha pasado su vida encerrado en el palacio entrenando y estudiando para convertirse en el futuro rey de los mamodos. Nunca ha tenido amigos. Zeon es el único niño que conocía hasta que llegó a la escuela, pero desde que nació le han dicho que es su rival y como tal lo trata. 

 

Brago disfruta de sus días con Lucky todo lo que puede, ya que es la primera vez que  se siente relajado. 

Lucky exprime sus momentos con Brago al máximo porque está convencida de que no durarán mucho. 

Poco a poco Wonrei y Danny van viendo con otros ojos a Brago. Invitados por Lucky, empiezan a hablar con él en la escuela. Aunque no se puede decir que sean amigos, al menos hay un acercamiento. 

*****

Una mañana Brago no se presenta en casa de Lucky y ésta va con los chicos a la escuela. Cuando entran en clase de Wonrei y Danny ven que Brago está de pie al lado de su mesa guardando unos libros en su bolsa con un gesto serio. 

Lucky se acerca y le pregunta:

—¿Por qué no has ido a buscarme para que viniéramos juntos?

—Porque ya no estamos juntos. Hoy es mi último día en la escuela —responde secamente. 

—¿Y eso? ¿Que ha pasado?

—Ha pasado que he faltado a demasiados entrenamientos. El combate está cada vez más cerca y no puedo seguir perdiendo el tiempo con una inútil que ni siquiera sabe usar su poder —dice levantando la voz y dando un golpe en la mesa. 

Dos lágrimas recorren las marcas de las mejillas de Lucky y sin decir nada sale del aula. Wonrei sale corriendo detrás de ella. 

Danny se acerca a Brago y le dice:

—Tío, eres un mierda. 

Y sale corriendo detrás de su amigo. 

 

Al llegar al pasillo, encuentra a Wonrei y a Lucky sentados en el suelo abrazados. Ella está llorando en su hombro. 

Danny se acerca y los abraza. 

—Ese tío no se merece ni una sola de tus lágrimas, lo que realmente se merece es una patada en la boca —le dice Danny. 

—Prometedme que no haréis ninguna estupidez como retarle a un combate o algo así —dice separándose de su abrazo y mirando a los chicos a la cara  

—No pensaba pelearme con él —dice Danny —pero le he dicho que es un mierda, así que seguramente yo no llegue vivo a mañana. 

 

Lucky suelta una carcajada entre las lágrimas. 

—No te preocupes por Brago, no es malo. Es solo que no sabe relacionarse bien con los demás. Además no lloro por él, esta relación tenía fecha de caducidad desde el principio y yo lo sabía.

—Entonces, ¿por qué lloras? —le pregunta Wonrei mientras le acaricia las mejillas con dulzura secándole las lágrimas. 

—Porque la verdad duele. Y es totalmente cierto de que soy una inútil que no sé ni usar mi poder. ¿Vosotros me ayudaríais a entrenar?

Wonrei y Danny se miran y sonríen. 

—¿Cuándo empezamos? —preguntan al unísono. 

*****

Después de faltar a las clases los tres, van a buscar a Umi, la mejor amiga de Lucky, a su casa para que también le ayude con el entrenamiento. Umi es una mamodo muy estudiosa gran conocedora tanto del reino de los mamodos, sus poderes y su historia como del mundo de los humanos. 

 

—Lo primero que debes saber es el alcance de tu poder y cuantos conjuros puedes formular hasta ahora —le explica Umi. 

—De momento solo puedo conjurar el “burakatto”, pero sé que puedo hacer mucho más —responde Lucky. 

Umi le ayuda con la parte teórica, Wonrei con con la concentración y el manejo del poder, y Danny se encarga de los combates cuerpo a cuerpo. 

—Debes saber una cosa —le explica Umi —tienes los poderes que te ha otorgado, en este caso, tu madre, pero hay otros que, cuando estés preparada, los podrás conjurar tú misma. Además, cuando vayas al mundo humano…

—Si es que voy —puntualiza. 

—Bueno, si vas al mundo humano, tu compañero humano también te otorgará los poderes que sus sentimientos despierten. 

 

Lucky está dispuesta a hacer lo que sea para demostrarse a sí misma que puede controlar todo el poder que lleva dentro. 

 

Continúa aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/02/03/estrellas-de-tinta-febrero-microrelato-the-prettiest-star-4-entrenando/

**************

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 16.- una tradición familiar: el Chenjian.

Objetos ocultos: 13.- Harina y 27.- 3 monedas de plata.

Relato brújula.

Betchler 2/3

1424 palabras.

En realidad el dibujo de Umi es de otro anime, es cure custard, pero me inspiré en ella para crear a la amiga de Lucky.

Estrellas de tinta 2021, Enero (microrrelato): The Prettiest Star (2): un atardecer como testigo.

Esta historia es continuación del relato de enero que puedes leer aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/01/02/estrellas-de-tinta-2021-enero-la-historia-de-lucky-y-brago-dos-mamodos-muy-diferentes/

TW: los tenéis abajo, si eres mojigatillo sería una historia para mayores de 13, un rombo, vaya.

******

Resumen del relato: (si te lo quieres saltar, el micro empieza después de la imagen)

Los mamodos son unos demonios que viven en un mundo paralelo. Cada mil años 100 niños elegidos van al mundo de los humanos para luchar entre ellos y el vencedor es nombrado rey de los mamodos. Brago, el hijo de la actual virreina y que nunca ha salido del palacio, va a la escuela por primera vez en su vida para conocer a sus posibles rivales. Se ha entrenado desde que nació para ser el futuro rey. En la escuela conoce a Lucky, la hermana de Won Rei, un compañero suyo de clase. Desde el principio se fija en ella (y ella en él). Un día ella le dice de quedar después de la clases. En esa cita Brago le enseña su poder de alterar la gravedad y ella le dice que aunque su poder de alterar probabilidades podría hacer que cualquiera estuviera a su merced, aún no sería capaz ni siquiera de doblegarlo para que la besara aunque lo esté deseando.

Fin del resumen.

*********************************

Brago se queda mirándola sin atreverse a creer que lo que ha oído ha sido real y no fruto de su imaginación.

Lucky no le mira, como si nunca hubiera dicho nada. Está de pie, absorta en sus pensamientos mirando al sol ocultándose por el oeste.

Se acerca a ella, le toma su cara con ambas manos y la besa. Desliza sus manos hacia abajo acariciando su espalda con sus afiladas y negras uñas. Al llegar a la cintura la rodea con sus brazos y la acerca aún más a su cuerpo.

Lucky libera sus brazos y le rodea el cuello con ellos.

Sus afilados dientes arañan sus lenguas y muerden sus labios.

La suave luz rojiza del sol les acaricia la piel.

No hay nada más dulce y apasionado que el primer beso.

Cuando por fin sus bocas se separan, Lucky apoya su cabeza en el hombro de Brago.

ーNo sabía que era tan poderosa ーle dice en un susurro.

ーOblígame siempre que quieras.

Ambos sueltan una risita nerviosa.

El sol se pone y saben que tienen que volver. Brago la acompaña hasta su casa.

Cuando están llegando le dice:

ー¿Puedo venir a buscarte mañana para ir juntos a la escuela?

ーVale, pero mañana es Chenjian, así que tienes que vestir de blanco ーle responde ella.

ーYo no soy Zeon, no tengo ropa blanca.

ーUn adorno bastará ーle dice besándole en la mejilla y se aleja en dirección a su casa.

Continua aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/02/03/estrellas-de-tinta-2021-febrero-the-prettiest-star-3-cafu-za-limin/

*******************************

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 12.- relato que transcurre en una salida o puesta de sol.

Objetos ocultos: 30.- punto cardinal: el oeste.

Relato brújula.

244 palabras.

La imagen está hecha por mi hija Emilia (8 años). En realidad es un amanecer, pero la podemos usar también para el atardecer.

Relato recomendado: el de @PIRRa de enero: pizza congelada: https://pirrasmith.com/2021/01/microrrelato-y-relato-de-enero-reto-estrellasdetinta/

Los TW: demonios, beso de tornillo, pero ni siquiera se meten mano.

Enero 2021, Absurdo: Incógnitas ecuacionales

En un papel en blanco despierta un 3.

ーPst ーle chista al número de al lado ー¿eres un 5?

ーSí, soy un 5. Tú eres un 3, ¿verdad?

ーSí. ¿A quien tienes al lado? ーle pregunta.

ーAl símbolo de igual.

ーYo tengo el signo de menos. Voy a mirar por encima a ver quién está al otro lado ーle informa.

ー¡Eh! ¡Oye! ¿Quién eres tú? ーpregunta a su vecino.

ーSoy la y.

ー¿Quién dice que es? ーpregunta el 5.

ーDice que es la y.

ー¿Qué narices es una y? ーpregunta el 5.

ーNo lo sé ーresponde el 3 ーOye, y. ¿Qué eres?

ーSoy una incógnita.

ーMe parece que se está haciendo la interesante ーle dice al 5.

ーNo me hago la interesante ーdice ofendida la y ーademás, para lo que me queda, no voy a entrar en una discusión absurda.

ー¿Por qué crees que te queda poco? ーpregunta el 3.

ーMe van a sustituir.

ー¿A sustituir? ¿Quién va a venir? ーpregunta alarmado el 3.

ーNo lo sé. No es mi problema.

ー¿Cómo puedes estar tan tranquila? ーpregunta confuso el 3.

ーEs mi destino. Y el tuyo también, asúmelo. Estamos en una ecuación de dos incógnitas. Ya conocerás a la x.

ーYo quería formar parte del calendario. Esos tipos sí que son importantes ーdice compungido el 3.

ー¡Eh! ¿Que se cuece por aquí? ーdice un desconocido.

ー¿Y tú quién eres? ーpregunta el 3.

ーSoy un astronauta, mi nombre es Tom ーdice el recién llegado.

ー¿Qué haces en este papel? ーpregunta la y.

ーEl chaval éste, que no estaba escuchando y no sabe a quién tiene que sustituir ni por qué ーexplica el astronauta ーy en lugar de hacer el ejercicio me ha dibujado a mí…

ーCuac, cuac, cuac

ーY a ese pato ーcontinúa Tom.

ー¡Qué extraño es todo esto! ーexclama el 3 ーOye, y… ¿¡Eeeeh!? 5, ¡Ciiiiiincoooo! ¡Ya no está la y! Ahora hay… ¿una pared?

ー¿Una pared? ーpregunta extrañado el 5 ー¿No será un paréntesis?

ーSí, creo que tienes razón ーdice el 3 ーOye, ¿quien está ahí dentro?

ーSomos 2x, pero espera que enseguida salimos ーdicen desde dentro del paréntesis.

El paréntesis desaparece y aparece un 4 y una x.

ーCreía que habíais dicho que erais 2x ーdice extrañado el 3.

ーY lo éramos, pero nos hemos transformado en 4x y aún cambiaremos de nuevo…

ー¡Fuuuuuuuusiooooón! ーgritan varios al unísono.

El 4x se transforma en 7x.

ーAhora vosotros dos os tenéis que ir al otro lado ーinforma la x.

ー¿Al otro lado? ¿Te refieres al otro lado del igual? ¿Al lado del 0? ーpregunta el 3.

ーSí, venga, deprisa. No os preocupéis que el 0 se irá cuando vosotros lleguéis ーles apura el 7.

ー¿Dónde se irá? ーpregunta el 5.

ーEso no lo sabemos, pero ahí no se puede quedar, el cero ni suma ni resta, solo molesta ーañade el 7.

ー¿Qué estáis diciendo de mí? ーdice el 0 ofendido.

ーNo te enfades, que es la pura verdad ーcontinúa el 7.

ーA que te multiplico y ya verás la gracia que te hace.

ーNo puedes, vendrías restando. Aquí el único que está multiplicando soy yo, ¿a que sí, x?

ーA mí no me metas en tus movidas. Y vosotros, id marchando hacia el otro lado a ver si sois un poquito más positivos ーdice con desgana la x ーTengo una modorra que no es normal, a ver si me despejo un poco.

ー¿Eeeeeeeh? ¡5! ¡Estamos en el otro lado!

ーEs cierto 3, ¡somos positivos! ーdice eufórico el 5.

ーOye, tú, ¿que haces ahí abajo? ーle pregunta el 3 al 7.

ーOs estoy dividiendo, pánfilo ーresponde el 7 con hastío.

ーAaaaaaah, ¡que despejada estoy sin tanto condumio a mi alrededor! ーdice la x.

ーEsperad que aquí el chaval va a sacar la calculadora ーdice Tom ーa su edad y aún no se sabe la tabla del 7.

ーCuac, cuac, cuac, cuac, cuac…

ー¿Qué dice el pato? ーpregunta el 3.

ーEs un spoiler, pero si queréis os lo digo ーdice el astronauta.

ーDale ーdice el 5.

ーDice que solo quedarás tú, 5.

ー¿Solo yo? ーpregunta el 5.

ーSé valiente, 5 ーle dice el 3.

ーNo me dejes solo, 3. ¿Qué voy a hacer sin ti?

ーDisminuir tu valor ーdice el 7 desde abajo.

ーEste momento tenía que llegar ーdice la x ーid con Dios, 7 y 3.

ーPero yo no me quiero marchar. 7, deja que me quede, no nos dividas ーdice angustiado el 3.

ーNo es cosa mía, ¿no ves que yo también voy a desaparecer?

Y en un abrir y cerrar de ojos solo quedan la x, el = y el 5.

Estrellas de tinta 2021, Enero: The Prettiest Star (1): dos mamodos muy diferentes.

Este relato es un fanfic del manga de Makoto Raiku “Zatch Bell”, pero no pasa nada si no has leído el manga porque lo que tengas que saber está explicado en el relato y despreocúpate de los spoilers porque esta historia sucede antes de la historia del manga.

Las imágenes de Won Rei y Brago son del maestro Raiku, la de Lucky es mía (podréis apreciar la diferencia de nivel)

Como hay que poner alertas de contenido sensible o TW, os informo que están al final, pero vamos que este relato es para todos los públicos.

*****************

Un nuevo curso en el mundo de los mamodos. Los mamodos son unos demonios que viven en un mundo paralelo al nuestro y están dotados de poderes sobrehumanos. Los hay humanoides, otros que recuerdan a algún animal y otros que dan auténtico pavor. Los hay grandes como un edificio de varias plantas y otros que son tan diminutos como un chihuahua.

La escuela Kinryu, cerca del palacio real, es una de las más grandes. Allí estudian mamodos de todas las edades: desde infantil hasta bachillerato. Pero vamos a centrarnos en una clase de tercero de bachillerato, donde un joven y apuesto mamodo está sentado en su escritorio leyendo un libro. Las clases aún no han empezado. La Luz entra por la ventana de su izquierda e ilumina su libro y parte de su rostro. Su cabello es largo, blanco y lo lleva suelto, recogido en la frente por una diadema metálica. Sus ojos, fijos en su libro, son azul celeste, como sus ropajes. Lleva una camisa de cuello chino abotonada delante y unos pantalones anchos ajustados en sus tobillos. De sus preciosos ojos bajan perpendicularmente dos líneas finas que recorren sus mejillas. Su nombre es Won Rei.

ー¡Won Rei! ーdice una voz desde la puerta. Él se gira y sonríe.

Por la puerta entra una mamodo con idéntica cara a la de Won Rei, con el pelo lacio. También luce una diadema metálica con una gran estrella adornando el centro. Lleva un top abrochado al cuello que deja la espalda al descubierto permitiendo ver unas pequeñas alas dibujadas en su piel. La falda que lleva es larga y una larga hilera de estrellas recorre la parte derecha. En su brazo derecho luce una marca negra en forma de estrella. Todos sus ropajes son blancos, como su pelo. Es la hermana pequeña de Won Rei y su nombre es Lucky Star.

ー¿Ya te has instalado en tu nueva clase?

ーSí, pero quería venir a verte ahora que estamos los dos en el edificio de bachillerato.

Se sienta en la mesa de su hermano y se ponen a hablar. El resto de los alumnos va entrando en el aula cuando empieza a sonar la campana de inicio de las clases.

Lucky da un respingo, se despide y da un salto para salir por la puerta aterrizando a medio centímetro de un mamodo que acaba de entrar en el aula y la mira con los ojos abiertos como platos. Su pelo negro y alborotado lo lleva hacia arriba dejando la frente despejada. Lleva un chaleco y un pantalón hasta las rodillas de pelo largo negro con adornos metálicos a la altura de las costillas. Calza medias negras y zapatos del mismo color con la punta metálica. De sus ojos salen marcas negras como puntas de flecha hacia arriba y abajo. Su sola presencia intimida. Se llama Brago y forma parte de la realeza.

ー¡Uy! Perdona ーse disculpa Lucky ー¡Adiós Danny! ーle dice a un mamodo que acaba de entrar.

Antes de que le pueda contestar ya ha salido por la puerta. Brago la ve salir y se vuelve hacia el mamodo al que ha saludado. Es un mamodo alto, con el pelo largo y totalmente tieso. Lo agarra de la camiseta y le dice amenazante.

ー¿Quién es esa que acaba de salir?

ーEs Lucky, la hermana de mi mejor amigo, Won Rei, el que está ahí sentado mirándonos con cara de asombro.

Brago lo suelta y va a sentarse en un asiento libre. Nadie quiere sentarse cerca de él. Le tienen miedo y no es para menos. Es uno de los niños mamodos más poderosos. Los niños mamodos se entrenan para ser uno de los cien elegidos para competir entre ellos cada mil años en el mundo de los humanos. El ganador de esa competición es nombrado Rey de los Mamodos. La madre de Brago quedó la segunda en la anterior lucha, fue nombrada virreina y se mudó al palacio junto al Rey. Su hijo, Brago, es considerado principe, como lo es el hijo del Rey, Zeon, y ambos son entrenados para llegar a ser Rey de los mamodos en la siguiente lucha. Pero la madre de Brago por miedo de que a su hijo le pase lo que a ella le pasó y no quede el primero lo ha mandado a estudiar a la escuela para que conozca a sus futuros oponentes y estudie sus puntos débiles.

Los días pasan, las clases se suceden unas y otras, pero la situación de Brago es la misma: Él no habla con nadie, nadie le habla a él.

Cada día Lucky va a ver a su hermano y a Danny y Brago la observa en silencio. Sentado sobre el escritorio del alumno que tiene detrás y poniendo sus pies en su silla la observa por encima del libro que intenta leer. Los tres mamodos hablan y ríen ajenos a su mirada. ¿O tal vez no? No, Danny lo nota. Nota que Lucky está siendo observada día tras día por el terrible principe Brago. Su paciencia se agota cada día, hasta que finalmente descubre el secreto:

ーNo me gusta ese Brago, Won. ¿Te has fijado en cómo mira a Lucky?

ー¿Me mira? ーdice Lucky girando los ojos ligeramente para mirarlo. Lo encuentra mirando hacia ella.

ーNo seas paranoico, Danny. Pero no te preocupes que si Brago busca problemas con Lucky, los tendrá conmigo.

ー¿Mis queridos caballeros andantes podrían hacer el favor de dejar de hablar como si yo no estuviera aquí o como si necesitara protección? Gracias ーdice dando un salto desde la mesa donde esta sentada y camina en dirección a Brago.

Brago en cuanto la ve moverse fija la mirada en su libro.

ーHola ーdice una voz frente a él.

Levanta la vista y ahí está Lucky mirándolo sonriente.

ーMe he dado cuenta que me miras cuando vengo a hablar con mi hermano y he pensado que igual te apetece que nos veamos después de clase. Estoy en primero, grupo B.

Y sin esperar repuesta sale del aula no sin antes pararse en la puerta para decir adiós con la mano a Won Rei y Danny que la miran expectantes y deseosos de saber que narices le ha dicho a Brago.

Tras la última clase, en el aula de Lucky, esta se acerca a su amiga Umi, una mamodo de pequeña estatura. Es morena, con orejas y cola de ardilla. Va siempre vestida de amarillo, con una falda acampanada. Es muy estudiosa.

ー¿Me dejas los apuntes de historia?

ー¿Otra vez te has pasado la clase dibujando en los márgenes del libro? ーle reprende a su amiga con una sonrisa. Saca los apuntes y se los acerca, pero en el último momento se los aleja del alcance de su mano ー¿vas a usarlos hoy? Porque si van a estar muertos del asco en tu bolsa te los paso mañana que ya sabes que me gusta repasar las lecciones.

Por toda la clase empieza a oírse un murmullo.

ー¿Que es lo que pasa? ーle pregunta Lucky a una compañera.

ーBrago está en la puerta y nadie se atreve a salir.

A Lucky se le escapa una sonrisa. Toma su bolsa y se abre paso hacia la puerta.

ーYa me dejas los apuntes mañana ーle grita a Umi mientras se aleja.

Sale del aula y ve a Brago apoyado en la pared mirando al suelo.

Lucky lo agarra de la muñeca izquierda y echa a correr hacia la puerta mientras le dice:

ー¡Qué bien que hayas venido! Te voy a enseñar los mejores rincones de este barrio.

Brago no deja de sorprenderse de la naturalidad de Lucky. Se deja llevar por ella hasta la calle y allí ella le guía por varias tiendas de viandas donde compran algo para merendar.

Lucky finalmente lo lleva a una colina rocosa donde se sientan a comer mientras observan una panorámica de la ciudad entera.

ーEste es mi sitio preferido. Lo llamo la montaña de piedras. Aquí venimos a entrenar Won Rei y yo.

ー¿Qué poderes tiene tu hermano?

ーLa fuerza ーresponde.

ーNo me parece muy fuerte ーdice Brago desconcertado.

ーQue no te engañe su aspecto angelical. Todo lo que tiene de amable lo tiene de fuerte. No solo domina las artes marciales, su fuerza bruta es colosal. ¿Cuál es tu poder?

ーAltero la fuerza de la gravedad.

ー¡Guau! ¿Me lo muestras? ーsuplica mirándole con ojos brillantes.

Brago se levanta y estira el brazo derecho mientras se lo agarra con el izquierdo.

ー¡Reis! ーdice con voz firme. Al momento un socavón surge delante de él.

ー¡Uoooooooo! ¡Qué pasada! ーdice entusiasmada.

ー¿Cuál es el tuyo?

ーAltero las probabilidades, pero aún me queda mucho por entrenar. Won dice que podría ser la mamodo más poderosa si no fuera tan perezosa. En teoría podría doblegar la voluntad de cualquiera, pero a día de hoy ni siquiera podría hacer que me dieras un beso aunque esté deseando que lo hagas.

Continúa aquí:

https://supeingoreson.wordpress.com/2021/01/18/estrellas-de-tinta-2021-enero-microrrelato-la-historia-de-lucky-y-brago-2-un-atardecer-como-testigo/

****************************

Este relato pertenece al reto literario “estrellas de tinta” organizado por Katty. Podéis leer las bases aquí:

https://plumakatty.blogspot.com/2020/12/estrellas-de-tinta-reto-de-escritura.html?m=1

Objetivo: 15.- un fanfic

Objetos ocultos: 5.- Beso y 34.- la gravedad.

Relato brújula.

Milpalabrista: 1495.

Nunca he escrito un relato con tantas descripciones. 1/1

Sin drama 1/6

Test de bechdel.1/2

Los TW: demonios, tema otaku, gente que da mal rollo.

OrigiReto 2020, Diciembre: La nave del amor: “El Satelario”

Este relato es una parodia de la célebre serie “vacaciones en el mar” o “el crucero del amor” como era conocida en América.

***************************************

Princesa del zensou es una nave crucero interespacial de lujo que transporta a los pasajeros desde el planeta Ratio hasta su satélite Innoh.

En cubierta el sobrecargo Goffa Esmiz, la directora del crucero Yuli Makkoi y el médico de a bordo Dok Brikkah reciben a los pasajeros que están embarcando.

Son las vísperas del paso del cometa X+ que anualmente es visible desde el planeta Ratio. Una visión espectacular. La cola del cometa brilla con colores rojos y verdes iluminando el cielo. A los niños se les dice que un ser mágico vuela en el cometa y les deja regalos si se portan bien. La nave está decorada con guirnaldas rojas y verdes. Hay dibujos y figurillas del ser mágico por todas partes. En esa época del año la nave está más hermosa que nunca.

El capitán del barco Meril Eschubin baja por una de las escaleras y se acerca a su tripulación.

ー¿Faltan muchos pasajeros por embarcar? ーpregunta a sus subordinados.

ーNo señor, apenas una docena ーresponde Yuli.

ーMirad a la diosa que está entrando en la nave ーañade el capitán.

Una exuberante mujer entra en la nave. Muy alta, con el cuello largo, los tentáculos plateados, largos, muy brillantes y tan flexibles que ondulan a su paso. Los ojos son grises, enormes y brillantes. La boca fina y los colmillos romos. Su atuendo es sorprendentemente desaliñado. La ropa holgada y pasada de moda. Los colores y los estampados no combinan entre sí. No lleva ni una sola escama en la cara, pero a pesar de ello, todos los hombres de la sala se la quedan mirando embobados.

ーMenuda belleza… ーdice el médico.

ーYo la vi primero ーresponde el capitán.

ーDonde hay capitán no manda marinero ーresponde Dok.

Ambos son conocidos por su reputación de mujeriegos. El doctor se ha casado cuatro veces y otras tantas se ha divorciado. El capitán también es divorciado, pero solo una vez.

ーBuenos días, señorita, soy el capitán Eschubin.

ーBuenos días capitán, formo parte del grupo de la compañía Qanal.

ー¿Es usted Blish? ーpregunta Yuli.

ーSí.

ーSus compañeros la esperan en el camarote. Cubierta promenade, camarote número 113.

ーYo la acompañaré ーañade el capitán ーno quiero que se pierda en esta nave tan grande.

ーEs usted muy amable…

Mientras habla con el capitán camina hacia atrás para buscar la maleta que ha dejado detrás de ella y en eso se choca contra otro pasajero. Es un hombre alto y moreno. Los tentáculos son negros y brillantes y la tez oscura. Sin duda es satelario.

ーDisculpe ーdice Blish.

ーNo hay nada que disculpar ーresponde el satelario.

ー¿Nos vamos? ーpregunta el capitán ofreciéndole el brazo. Blish lo acepta y sale con él, sin dejar de girarse para ver al satelario de nuevo y ofrecerle una sonrisa.

ーBuenos días, caballero, soy Dok Brikka, el médico de a bordo ーle dice al satelario.

ーPues dígame doctor, ¿que le recetaría a un hombre locamente enamorado?

ーUn preservativo ーle dice el médico alejándose.

*****

En el camarote Blish se reúne con su compañera Noon.

ーPedazo de nave ーdice tirándose en la cama.

ーEs preciosa, ¿verdad? ーresponde su amiga mientras ordena su ropa en el armario.

ーMe pregunto cuánto combustible será necesario para llegar hasta Innoh. ¿Has estado alguna vez?

ーNo, nunca. ーresponde su amiga.

ーYo tampoco. Dicen que es precioso.

ー¿No vas a vaciar la maleta? Luego tendrás toda la ropa arrugada.

ーEres peor que mi madre. Estamos de vacaciones.

Se levanta y empieza a sacar prendas que pone en el armario de cualquier manera.

ーPor cierto, cenamos en la mesa del capitán esta noche.

***************

El comedor lo han decorado exquisitamente para la cena. Hay velas y flores en cada mesa.

La mesa del capitán está al lado del ventanal más amplio y desde él hay unas vistas fantásticas del espacio. Las estrellas brillan como nunca.

Blish y Noon se acercan a la mesa del capitán y toman asiento.

ーBuenas noches a todos ーsaludan las chicas.

ーBuenas noches, me alegro de que esta vez hayamos tenido un encuentro menos doloroso. ーdice una voz frente a ella.

Levanta la vista y descubre al satelario con el que chocó antes.

ーMi nombre es Mecooh Qorg.

ーBlish Naimi y ella es Noon Camih. ¿Eres de Innoh?

ーSí, pero vivo en Ratio. Voy unos días a visitar a la familia.

ーPara nosotras es la primera vez que iremos a Inooh ーdice Blish.

ーPues entonces seré vuestro guía, si os parece bien.

ーEstaremos encantadas, ¿verdad, Noon?

ーClaro ーresponde su amiga ーaunque algo me dice que voy a sobrar en la ecuación ーsusurra entre dientes.

Blish y Mecooh entablan una conversación larga y fluida y aunque otros comensales, entre ellos el capitán, intentan formar parte, enseguida notan que sobran.

Al acabar la cena van a dar un paseo por la cubierta. Noon se une al grupo de la compañía Qanal, pero Blish prefiere pasear con su nuevo amigo.

Durante el paseo Mecooh le cuenta cosas de Inooh, su lugar natal. De sus costumbres, sus paisajes, sus gentes. Le explica que para ellos la llegada del cometa X+ es un acontecimiento romántico que se suele celebrar en pareja, aunque él nunca la haya tenido en esas fechas y por tanto nunca lo ha celebrado muy bien. Este año será la primera vez que lo celebre a la manera planetaria.

A Blish no se le escapa el detalle de que está soltero.

********

A la mañana siguiente, después de desayunar Blish se encuentra en el bar de la cubierta fiesta con su mejor amigo Agah.

ーDichosos los ojos ーle dice este al verla.

ーBah, no te pongas celosón.

ー¿Qué tal lo pasaste anoche?

ーMuy bien ーresponde ella con una sonrisa en la cara ーMecooh es un chico muy interesante.

ー¿Qué deseas tomar? ーpregunta el barman Aisak Guosinton acercándose.

ーPues, no sé, ¿qué me recomiendas?

ー¿Te gustan las frutillas de kumanda? ーpregunta Aisak.

ーMucho.

ーPues te voy a hacer un cóctel que te va a entusiasmar.

Aisak se pone manos a la obra y poco después le entrega su cóctel.

ーAquí tiene la señorita, un cóctel espina dulce ーle dice entregándole un cóctel rosa con una frutilla de kumanda flotando.

ー¡Cantinero! ーllama una voz y Aisak se marcha para atender.

ーNo me has contado nada del chico de anoche. ーle dice Agah a Blish.

ーNo hay mucho que contar. Es satelario, ¿sabes? Es muy simpático y se ríe mucho. He visto unos dulces “susurros de vannuesho” en la tienda de la nave y de la marca que más me gusta. Me parece increíble que los vendan aquí. Había pensado comprárselos a Mecooh, por si no los conoce, pero la caja es así como muy romántica. Bueno, más bien cursi y hortera.

ーBueno, se la puedes dar diciéndole que no se piense nada raro, que se los has comprado porque son muy buenos, que no es que quieras nada con él.

ーEs que ese es el problema. Que creo que sí quiero algo con él ーaclara Blish.

Agah se pone muy serio y la mira desconcertado.

ーBuenos días ーdice una voz a su espalda.

ー¡Mecooh! ¡Que alegría verte! ¿Que tal has pasado la noche?

ーMe he sentido un poco solo en ese camarote tan vacío ーle dice a Blish sentándose a su lado ー¡Camarero! Póngame un vaso de gestrol, por favor.

Los tres se ponen a hablar de los trabajos que hacen. Blish y Agah trabajan en una empresa de publicidad y Mecooh es iluminador en una compañía de animación.

ーEl Señor Agah Danuef preséntese en la sala de comunicaciones tiene una conferencia desde Tebea. ーAnuncia una voz por los altavoces.

ーEsa debe ser Yulea, si me disculpáis ーdice Agah despidiéndose.

ーYulea es su prometida.

ーYa veo. Pensaba que quizá era tu pareja.

ーOh, no, yo no estoy con nadie.

ーMe encantaría solucionar eso ーañade Mecooh mientras bebe un sorbo de su copa.

************

Después de comer juntos, Blish y Mecooh deciden dar una vuelta por la nave. El espacio es tan amplio que da vértigo mirarlo.

Pasan por al lado de un cartel que anuncia un concurso de canto esa misma noche. El premio es pasar la noche del cometa en la suit más lujosa de la nave que tiene el techo de cristal y se puede ver pasar el cometa X+ con toda claridad.

ー¿Nos apuntamos? ーpregunta Blish emocionada.

ーNi hablar, canto fatal.

ーPues yo sí que me voy a apuntar. Y quien sabe, igual hasta comparto el premio contigo… ーle dice acariciándole la solapa de la chaqueta.

Mecooh la toma de la cintura y la besa. Es un beso suave, delicado y muy dulce.

*******

Después de la cena empieza el concurso de canto. Blish ha elegido una canción de “Da Birols” un grupo muy famoso pero muy pasado de moda. Sube al escenario y se hace enseguida con el público. Su voz no es la más bonita, pero le pone pasión. Sus bellos tentáculos bailan al ritmo de la música y su vestido vaporoso, pero anticuado parece que estuviera vivo siguiendo los movimientos del baile.

Cuando todos los participantes han terminado, el capitán Eschubin anuncia el fallo del jurado (compuesto exclusivamente por él).

ーLa ganadora es…. ーempieza dejando una pausa de suspense ー¡Blish Naimi!

Blish sube al escenario gritando de alegría.

ーMuchas gracias, Capitán.

ー¿Sabes? Es tradición compartir el premio con el capitán de la nave. ーle dice en un susurro.

ーLo tendré en cuenta, pero no suelo seguir mucho las tradiciones. ーdice bajando del escenario.

El sobrecargo Goffa y el médico se acercan al capitán.

ーConfiéselo, capitán, ha amañado el fallo, ¿verdad?

ー¿En serio me creéis capaz de hacer algo así? ーresponde indignado.

ーCapitán, usted se disfrazaría de su madre para engañarla y que le abriera la puerta de su camarote. ーañade el médico.

Blish va directa hacia Mecooh y se lanza a sus brazos.

ー¡He ganado! Vamos a celebrarlo de la manera más antigua.

ー¿Y cuál es esa? ーpregunta él.

ー¡Bailando!

Van a la pista de baile y se ponen a bailar una canción lenta muy abrazados.

ーSe me está ocurriendo otra manera más antigua de celebrarlo ーdice Blish.

ーA mi también.

Blish se separa un poco para mirarle a los ojos y le dice:

ー¿En tu camarote o en el mío?

********

A la mañana siguiente el capitán está de un humor de perros.

ーBuenos días, capitán ーle saluda Goffa.

ーSerán para ti ーresponde huraño. ーNo me puedo creer que prefiera al satelario. ¡Yo soy el capitán de la nave!

ーTiene que reconocer que es un chico muy guapo y simpático. ーañade Yuli. ーAdemás, no sé a qué viene esa obsesión con ella, capitán, es muy guapa, sí, pero no se sabe sacar partido.

ーSeñorita Makkoi, los hombres no somos tan superficiales, somos capaces de ver más allá de las apariencias. ーdice el capitán ofendido.

ーSí, claro, a la mujer desnuda que hay debajo de la ropa ーresponde Yuli con hastío.

Es el día del paso del cometa y todo el mundo está muy animado. Durante todo el día hay actividades para los pasajeros.

Cuando empieza a hacerse visible el cometa Blish y Mecooh van a la suit. Allí les han servido una cena para dos y está decorada con guirnaldas y motivos verdes y rojos.

El cometa se hace visible y ellos lo miran tumbados en una mullida alfombra a través del techo acristalado del camarote. La habitación queda inundada de las luces rojas y verdes de su cola. El espectáculo es asombroso. Blish le da una caja de dulces a Mecooh diciéndole:

ーSon mis dulces preferidos. Lo siento, no he sabido comprarte nada mejor.

ーEs el mejor regalo del mundo, porque es el primero que me haces. ーy sacando un pequeño paquete le diceーespero que el mío esté a la altura.

Blish lo abre. Dentro hay un brazalete de compromiso.

ーDesembarca conmigo en Inooh ーle dice mientras se lo pone. ー¿Quieres casarte conmigo?

ーSí ーresponde echándose a sus brazos.

**********

La nave llega a Inooh y Blish y Mecooh se despiden de todos. Pasarán unos días juntos en Inooh y luego volverán juntos a Ratio para casarse.

FIN

************************************

Antes de que digáis que es una absurdez que se casen sin apenas conocerse os digo que es parte de la parodia. En la serie, siempre desembarcaban con alguien comprometiéndose con otro pasajero al que acababa de conocer.

*************************************

Este relato forma parte del Origireto2020 organizado por Katty y Stiby:

https://plumakatty.blogspot.com/2019/12/origireto-creativo-2020-reto-juego-de.html?m=1

https://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com/2019/12/reto-de-escritura-2020-origireto.html?m=1

Objetivo mensual: 6.- una historia en el espacio

Objetivo secundario: L.- el lobo y los 7 cabritillos

Criaturas del camino: VIII.- alienigenas

Objetos ocultos: 2.- preservativo y 6.- combustible

Objetivo personal: ganar 10 op cada mes.

Objetivo personal secreto: que cada relato tenga un estilo completamente diferente.

Salvavidas: 60/60

Bendiciones: 12/12

Ardillita previsora: 24/24

Docemiles: 3/3: 2020 palabras

Molarmola:4/4

Sororidad: 2/2

Doble dragón: 2/2

Y con este relato decimos adiós al OrigiReto 2020.